viernes, julio 25, 2008

Si tan sólo...


El cuento va de despertar en la madrugada y no dejar de pensar, de repensar y repensarte, de repasar las posibilidades que el destino pone en bandeja de plata y que preferimos lanzar a la basura, el cuento va de posibles remordimientos, finales inconclusos y de múltiples “si hubiera”, el cuento va de extrañar y de querer lo que no se tuvo, lo que ahora es de alguien, pero no mío.

El cuento va de decisiones tomadas a la ligera, de inmadureces de niños que no pensaban y de noches eternas para pensar en eso.


Este cuento va de soledad, de soledad prematura.


Ayer desperté y vi la luna desaparecer ante mis ojos, como he visto desaparecer tantas cosas, se construyen ante mi, experiencias, reflexiones y recuerdos, desaparecen delante de mí personas, miradas e ilusiones; como un imán con energías opuestas me enfrento a la vida, alejando lo bueno, lo malo y lo intermedio. Veo soles y lunas que se escanden en lugar del otro y en mi vida todo igual, noches eternas e inconclusas, soledades que no abandonan mi alma y remordimientos que alteran cada sentido de mi ser.


Veo partir pedacitos de vida y alma cada cierto tiempo, pedacitos de mi vida y de mi alma de los que sólo queda el recuerdo y sólo persiste la soledad.


Si tan sólo....



sábado, julio 12, 2008

El egoísmo no discrimina, no discrimina color de ojos, medidas del cuerpo, talla xs, estatus social, presiones raciales o desapegos nacionales, el egoísmo carcome piel, ojos y entrañas, lo veo al caminar por la calle lentamente, al posar mis ojos en la universidad que me vio formarme por cinco años, al pisar la casa que por 22 años ha estado bajos mis pies, veo un egoísmo que no discrimina nivel de sobriedad o locura, veo un egoísmo que va más allá del estúpido dinero que en mi bolsillo pueda estar.

Huelo un egoísmo que no deja respirar a más de uno, que me rompe el aliento en algunos instante, siento un egoísmo que en la distancia persigue, y se acerca peligrosamente a lo que quiero...


Siento un egoísmo que soy yo...

sábado, julio 05, 2008

Desde casa


Desde casa veo mil cosas, el perro triste que con hambre me mira, un niño que en la distancia me muestra la misma mirada, un señor en cualquier esquina, creyente en el azar, soñador empedernido, adicto a las loterías y cliente fijo de licorería; la niña que hace el mandado de su tía y el obrero que pinta un muro grafiteado más de 15 veces de la calle de al lado. Todos viven y respiran, cuentan hasta 5, los veo recorrer el mundo a través de una ventana, veo lo que sucede, los entiendo, soy una de ellos.



miércoles, julio 02, 2008

Me gusta tu distancia



Me gusta cuando miras y el amor desaparece, me gusta cuando las tendencias sentimentales se van con una ráfaga de viento a mitad de madrugada, me gusta despertar ante la soledad de la mañana, me gusta mirar tu lejanía en la distancia. Una mañana a tu lado se torna gris, prefiero despertar a colores en medio de una silenciosa y apacible soledad. Me gusta despertar con calma y no con caricias mañaneras. Adiós a las cartas, las flores y los recuerdos, quiero no pensar, ni repensar en sentimientos, adiós a tus miradas cuando algo hay en ellas.

Me gusta tu distancia y el desapego que nos une. Me gusta mi soledad.