viernes, enero 09, 2015

Propósitos del 2015

Me auto doy la bienvenida, pues me he ido y he regresado muchas veces a este espacio. En este refugio estuve soltera y solitaria, luego soltera y enamorada, con hobbies y después con ocupaciones, con amigos imaginarios y luego reales, luego estuve casada y la última vez que abandoné fue siendo madre. 

Aún soy madre, aún estoy casada, aún soy feliz. Pero no vine a regodearme. Vine a escribir.

Me dije hace unos días que mis propósitos para este 2015 serían:
* Tener una vida más saludable (por mi elección y no por presión social).
* Escribir de nuevo.
*Leer de nuevo.

Y aquí estoy tratando de ser fiel a ese propósito y llevándolo a la realidad lo más rápido que se pueda antes que me arrepienta y me contagie de rutina, monotonía y cansancio, pero sobre todo de conformismo.

¿De qué escribiré? Pues creo que de lo único que soy experta, sobre mí misma, ahora en una etapa divertida, alocada, desastrosa y reconfortante. Escribiré sobre mi vida como madre, que es todo mi día, toda mi semana, todo mi mes, toda mi existencia.

Para empezar debo decir que tengo 2 años, 5 meses y 12 días siendo madre de Saúl y 11 meses y 1 día siendo madre de Dana, además que tengo que confesar que me metí en este paquete por gusto. Decidí ser madre joven, decidí ser madre de varios muy rápidamente y decidí dedicar mi vida a ellos compartiendo breves instantes con mi vida profesional, también he decidido que quiero criar niños felices, saludables y amorosos y decidí que quiero hacerlo en familia. Hoy decidí que quiero contarle mis hazañas a quien quiera leer ¡Bienvenidos!

Así somos, sin adornos.