miércoles, agosto 31, 2011

Re-descubrimiento

"Ahhh... la nostalgía...Si, yo era blogger... o cuando escrbía", son mis lugares comunes a la hora de excusarme o superponerme a los ajenos al mundo virtual, pero es que resulta que ya soy tan ajena como alguien que jamás ha abierto un explorador, y es que el menos ellos son vírgenes, yo lo que soy es una DESCUIDADA, NEGLIGENTE, APÁTICA y hasta INDIFERENTE. No hay excusas.

Hace mucho que no me siento a escribir sobre mí o sobre mis desairadas locuras o sobre mi mente laberintica. Hace tiempo que no leo ni lo que tú escribes, ni lo que escribe nadie. Insisto, no hay excusa.

Ahora, se me dio por escuchar y es que desde hace unas tres semanas me metí en un nuevo proyecto: la radio. Y espero que me enrumbe a un camino súper positivo, aunque no me quejo, mi camino ha estado bendecido.

Por loca o lo que sea les dejo unas palabras (de despecho, de disculpas o de re-enganche, que sea para ustedes lo que prefieran):


"Ajeno a ti, mi quejido, sollozo o pena, no es más que mi respiro;
pues sin intentar agraviarte, por mi vena pasa el llanto.
Llanto que a mí me alegra o abate,
lagrimas que aún sin creerlo no son tuyas,
llovizna que si se apacigua, hace más daño que al convertirse en tormenta"

Un beso,
Yei, Yai, Yesly o como quieran

lunes, enero 17, 2011

Pasión...

Hay un ingrediente trascendental que a veces me falta y a veces me sobra… Es la pasión. Mi pasión, a veces parca y a veces desmedida, llega a una tercera edición, y por allí dirán: “¿acaso esta conmoción es publicada por tomos?”, a lo que yo responderé: “si, pero en vez de tomos son números bimensuales que me avivan el aliento y despiertan mis euforias creativas”.

Con los ánimos de cambiar mi suerte de estado civil, aproveché la cola para cambiar mi vida por completo. Tomé el tren adecuado, comprando un boleto de riesgo porque cuando no hay nada que perder, todo es ganancia.

Escarbando el segundo trimestre del 2010, nació una idea, esa premisa se mutó a factible negocio y fórmula para activar mis neuronas, tanto fue abonada esa idea que pronto tendría nombre, GUAYANA BOUQUET, y hasta apodo: Guía de Bodas. Con ese adelanto, decidí dejar atrás las comodidades incómodas de un sueldo fijo y un horario invariable y decidí que mis manos podían moldear el futuro a mi pleno gusto.

No sería hasta septiembre que el sueño se convirtiera en realidad y un demo número cero se transformara en la edición número uno. No sería hasta entonces que le comprobaríamos a quienes confiaron en la gochita, el ingeniero y la madre abnegada que habíamos llegado para quedarnos y que con empeño, empuje, ánimo, una computadora rosada y una cámara bien entrenada se podía hacer una revista para quienes quisieran lanzarse al agua para bien o para mal.

De allí han venido más y más satisfacciones, y ahora me doy el tupé de decirme Directora editorial de mi propio esfuerzo -aunque también diagramadora, diseñadora, vendedora, cobradora, redactora y hasta utility-. Hoy les presento mi hijo, o mejor dicho hija, una hermosa guayanecita que ya está llegando a su tercer número y me carga como loca desde que nació.

En resumen, por si alguien no entendió mi enrevesado post, a Dios gracias que me dio el impulso, es que mi mamá, mi esposo y yo tenemos una minirevista para ayudar a enloquecidos novios a armar su boda. A ella es que ahora me dedico y aún cuando ya estoy más que casada, el tema de las bodas es mi día a día.

Les dejo un resumen visual :D

Nuestra idea en versión demo, una revista ficticia que nos permitió mostrar el proyecto.

Nuestra edición número 1: Septiembre Octubre 2010


Nuestra edición número 2: Noviembre-Diciembre 2010


El día que llegó a tierras guayanesas nuestra primera revista


El lanzamiento a la prensa de nuestra Guayana Bouquet


Siendo entrevistada por TRB (canal local) y acordándome de lo mal que me iba en las prácticas de TV en la ULA


Feliz y con mi pichurro testigo de este logro

Reseña del Correo del Caroní