jueves, noviembre 12, 2009

Huevo sin sal

Sé que les ha pasado. Sé que han esperado algo con ansias insospechables y al llegar a sus manos pierde relevancia o simplemente es un fiasco. Sé que han tenido antojos derrochados de algún dulce criollo de la infancia y que cuando llega la hora de probarlo ya como que no sabe igual, sé también que han tenido tanta hambre enloquecida al punto de que cuando ha llegado la hora de “llenar la pancita” sólo les caben tres cucharadas. Si lo sé. El ser humano es perfeccionista, atiborrado de expectativas pero por encima de todo tiene una bandera ondeante que deletrea I N C O N F O R M E. Si también lo sé. Pero no es excusa para que lleven a cine un “huevo sin sal”.

Me va a disculpar el que le gusta la insipidez, yo no soy amiga de los condimentos pero si necesito que una película tenga algo es CLÍMAX, si el “Momento culminante de un poema o de una acción dramática” según mi amadísimo RAE, pero es que en verdad cada historia necesita su conflicto, mi vida no sería tan divertida si aprendiera a manejar rápido, si mi jef@ fuera un pan dulce, si ganara millones, si tuviera todo lo que quiero, en fin exageré, el punto es que a todo cuento echado, por radio, tv, cine, libro o revista, le hace falta su noséquéquenoséquées, ese punto álgido es el clímax.


El chiste es que pasé tiempo viendo el cartel de La Elegida cada vez que iba al cine… fafafa que es de la directora Isabel Coixet, fafafa que hizo Mi vida sin mí, fafafa excelente película premiada en festivales, fafafa Penélope Cruz, fafafa y pare usted de contar. Pasó el tiempo no la vi en cine por falta de coordinación y cuando MESES después logró aguzar mi ojo cinéfilo en paralelo con la “magna revelación” sucedió el hecho: no hubo clímax, tal cual el propio huevo sin sal. Ser una película estéticamente bien hecha, tener una historia “hilada” y hacer un guión aceptable no les da derecho a mostrarme una historia gris. Voy al cine a ver vida, a sentir las emociones de alguien que ríe, sufre, se enfurece o simplemente es feliz, ese filme “introspectivo y psicológico” decepcionó mis sentidos. Vamos a ver si con Los Abrazos Rotos paso este trago amargo. ¡Almodóvar haz tu tarea!


Ouch! Si me pagaran por la cantidad de veces que pasa esto sería millonaria. Los dejo y disculpen la queja fafafa, pero para eso estamos. Muacks!

jueves, noviembre 05, 2009

Enloquecida con "El hombre de negro"

Quería compartir este videito que me alegra todas las mañanas, es que Bunbury es uno de mis puntos débiles y este temita "El hombre de negro" se las trae con todo. Besitos!