viernes, enero 09, 2015

Propósitos del 2015

Me auto doy la bienvenida, pues me he ido y he regresado muchas veces a este espacio. En este refugio estuve soltera y solitaria, luego soltera y enamorada, con hobbies y después con ocupaciones, con amigos imaginarios y luego reales, luego estuve casada y la última vez que abandoné fue siendo madre. 

Aún soy madre, aún estoy casada, aún soy feliz. Pero no vine a regodearme. Vine a escribir.

Me dije hace unos días que mis propósitos para este 2015 serían:
* Tener una vida más saludable (por mi elección y no por presión social).
* Escribir de nuevo.
*Leer de nuevo.

Y aquí estoy tratando de ser fiel a ese propósito y llevándolo a la realidad lo más rápido que se pueda antes que me arrepienta y me contagie de rutina, monotonía y cansancio, pero sobre todo de conformismo.

¿De qué escribiré? Pues creo que de lo único que soy experta, sobre mí misma, ahora en una etapa divertida, alocada, desastrosa y reconfortante. Escribiré sobre mi vida como madre, que es todo mi día, toda mi semana, todo mi mes, toda mi existencia.

Para empezar debo decir que tengo 2 años, 5 meses y 12 días siendo madre de Saúl y 11 meses y 1 día siendo madre de Dana, además que tengo que confesar que me metí en este paquete por gusto. Decidí ser madre joven, decidí ser madre de varios muy rápidamente y decidí dedicar mi vida a ellos compartiendo breves instantes con mi vida profesional, también he decidido que quiero criar niños felices, saludables y amorosos y decidí que quiero hacerlo en familia. Hoy decidí que quiero contarle mis hazañas a quien quiera leer ¡Bienvenidos!

Así somos, sin adornos.

miércoles, abril 23, 2014

Presente


Yo solía escribir, yo solía leer, yo solía ser sola y quizá por eso mi vida giraba enteramente a mi alrededor, cumpliendo con placer mis gustos literarios, televisivos, cinéfilos, entre otros. Hoy suelo estar despeinada y sólo tomo un libro cuando reviso la “primera agenda escolar” de mi pequeño que cursa maternal. Yo solía teclear a la velocidad de un correcaminos y solía percibir más cariño en la web que en la vida real. Ahora estoy más acompañada, si es verdad que leo menos y no soy una intelectual, pero ahora soy esposa, madre, compañera, amiga, cómplice y también dueña del ritmo de mi vida, soy la heroína de mis hijos y soy la compañera de vida de mi esposo, a fin de cuentas lo que importa es que soy feliz.

P.D.: Como has cambiado Blogger desde la última vez que te visité :p

sábado, octubre 27, 2012

Si sabes sumar, el bebé ya salió de la panza

Wow... que mejor manera de empezar un post que con un ¡Wow!... si, es que no hay palabras, más bien sonidos onomatopéyicos de olvido, pero aquí estoy, como siempre empezando las líneas con una penita por el abandono, pero a lo que vinimos, pues no vine a hablar de mí. 

Como bien se entiende en el título, si sabes sumar, saca tus cuentas procesa el ensanchamiento de la barriga, los antojos, la comedera/dieta, el momento de la salida -o parto si te gusta más el término-, los primeros trasnochos, el aprendizaje "pelow a pelow" -como diría mi criollo esposito- y al terminar todo el proceso de adición te encuentras con una hermosura de bebé llamado Saúl, con los ojos más grises que puedas imaginar, con unos chachetes esponjosos en los que te pierdes, con una sonrisa que de lejos enamora y que de cerca te derrite, con picardías que día a día te hacen presenciar un milagro hecho gentecita. Así es, descubrí el agua tibia, ser madre es lo mejor que se pueda vivir, te levanta el ánimo, te energiza, te hace valorar lo verdaderamente importante, te hace entender lo que significa una familia, te hace entender lo que significa el amor. Aprendí desde hace casi 3 meses -que se cumplen el domingo-, que esta pareja de tres que es mi familia, es el lugar ideal, no importa donde estemos, si estamos juntos todo está y estará bien.

Besitos loquísimos

Yesly

¿No se lo quieren comer? Yo si 

lunes, enero 09, 2012

miércoles, agosto 31, 2011

Re-descubrimiento

"Ahhh... la nostalgía...Si, yo era blogger... o cuando escrbía", son mis lugares comunes a la hora de excusarme o superponerme a los ajenos al mundo virtual, pero es que resulta que ya soy tan ajena como alguien que jamás ha abierto un explorador, y es que el menos ellos son vírgenes, yo lo que soy es una DESCUIDADA, NEGLIGENTE, APÁTICA y hasta INDIFERENTE. No hay excusas.

Hace mucho que no me siento a escribir sobre mí o sobre mis desairadas locuras o sobre mi mente laberintica. Hace tiempo que no leo ni lo que tú escribes, ni lo que escribe nadie. Insisto, no hay excusa.

Ahora, se me dio por escuchar y es que desde hace unas tres semanas me metí en un nuevo proyecto: la radio. Y espero que me enrumbe a un camino súper positivo, aunque no me quejo, mi camino ha estado bendecido.

Por loca o lo que sea les dejo unas palabras (de despecho, de disculpas o de re-enganche, que sea para ustedes lo que prefieran):


"Ajeno a ti, mi quejido, sollozo o pena, no es más que mi respiro;
pues sin intentar agraviarte, por mi vena pasa el llanto.
Llanto que a mí me alegra o abate,
lagrimas que aún sin creerlo no son tuyas,
llovizna que si se apacigua, hace más daño que al convertirse en tormenta"

Un beso,
Yei, Yai, Yesly o como quieran

lunes, enero 17, 2011

Pasión...

Hay un ingrediente trascendental que a veces me falta y a veces me sobra… Es la pasión. Mi pasión, a veces parca y a veces desmedida, llega a una tercera edición, y por allí dirán: “¿acaso esta conmoción es publicada por tomos?”, a lo que yo responderé: “si, pero en vez de tomos son números bimensuales que me avivan el aliento y despiertan mis euforias creativas”.

Con los ánimos de cambiar mi suerte de estado civil, aproveché la cola para cambiar mi vida por completo. Tomé el tren adecuado, comprando un boleto de riesgo porque cuando no hay nada que perder, todo es ganancia.

Escarbando el segundo trimestre del 2010, nació una idea, esa premisa se mutó a factible negocio y fórmula para activar mis neuronas, tanto fue abonada esa idea que pronto tendría nombre, GUAYANA BOUQUET, y hasta apodo: Guía de Bodas. Con ese adelanto, decidí dejar atrás las comodidades incómodas de un sueldo fijo y un horario invariable y decidí que mis manos podían moldear el futuro a mi pleno gusto.

No sería hasta septiembre que el sueño se convirtiera en realidad y un demo número cero se transformara en la edición número uno. No sería hasta entonces que le comprobaríamos a quienes confiaron en la gochita, el ingeniero y la madre abnegada que habíamos llegado para quedarnos y que con empeño, empuje, ánimo, una computadora rosada y una cámara bien entrenada se podía hacer una revista para quienes quisieran lanzarse al agua para bien o para mal.

De allí han venido más y más satisfacciones, y ahora me doy el tupé de decirme Directora editorial de mi propio esfuerzo -aunque también diagramadora, diseñadora, vendedora, cobradora, redactora y hasta utility-. Hoy les presento mi hijo, o mejor dicho hija, una hermosa guayanecita que ya está llegando a su tercer número y me carga como loca desde que nació.

En resumen, por si alguien no entendió mi enrevesado post, a Dios gracias que me dio el impulso, es que mi mamá, mi esposo y yo tenemos una minirevista para ayudar a enloquecidos novios a armar su boda. A ella es que ahora me dedico y aún cuando ya estoy más que casada, el tema de las bodas es mi día a día.

Les dejo un resumen visual :D

Nuestra idea en versión demo, una revista ficticia que nos permitió mostrar el proyecto.

Nuestra edición número 1: Septiembre Octubre 2010


Nuestra edición número 2: Noviembre-Diciembre 2010


El día que llegó a tierras guayanesas nuestra primera revista


El lanzamiento a la prensa de nuestra Guayana Bouquet


Siendo entrevistada por TRB (canal local) y acordándome de lo mal que me iba en las prácticas de TV en la ULA


Feliz y con mi pichurro testigo de este logro

Reseña del Correo del Caroní

jueves, diciembre 09, 2010

Con ánimos de volver

Al ritmo de las mismas melodías que por un tiempo me pusieron a navegar por estos lares y que fueron testigos de mi soberbio naufragio, me aventuro nuevamente a posar las yemas, ya reumáticas, de mis dedos sobre el teclado. Torpemente, con mohosa pesadez al escribir cada palabra pero con inquietud por sentir nuevamente el cosquilleo de garabatear porque si, porque quiero es que reaparezco cual acto barato de magia.

Dudo que a estas alturas alguien lea los caracteres ya nada intrépidos de este espacio, solo espero que este “diario” vuelva a respirar y no siga en este estado moribundo y hasta mediocre.

Desde mi última aparición es mucho lo que ha pasado. Soy una “señora” o ama de casa desesperada más comercialmente hablando y contra todo pronóstico estoy contenta de serlo, además dejé de ser una asalariada para hacerme mi propio sueldo, tarea que a veces es fuente de alegría, a veces de desvelos y a veces de desesperos, espero que sea pronto fuente de dinero. Por ahora, estoy sintiendo de cerca pero a la inversa el síndrome del nido vacío o de haberlo dejado mejor dicho, escucho menos música, veo menos películas, leo prácticamente nada, hasta probablemente debo ser mucho más aburrida en una conversación trivial, sin embargo, soy feliz y creo que ya es hora de encontrar el equilibrio entre todas las vidas que he venido viviendo hasta ahora.

Espero que hasta la próxima.

miércoles, febrero 10, 2010

Poseída

Mi cuerpo fue poseído por un minuto. Este fue el resultado:


Y si me perdiera en un bosque gris y tenebroso ¿qué pasaría? Fue la pregunta que me hice mientras caminaba por una calle desértica, que ni colores ni sombras tenía, me cuestionaba a su vez si valía la pena sentir nostalgia por algo que ni me exaltaba… Ni respiré, sólo seguí caminando, olvidando nimiedades. Adiós luz que te apagaste.

viernes, enero 08, 2010

Buenas, buenas nuevas y no prometo volver al ruedo

Buenas, buenas nuevas y no prometo volver al ruedo. Feliz año a todos los que por una u otra razón pasan a toparse con este espacio que alguna vez fue rosa y que hoy está un poco más que vacio. Acostumbrados ya a mi escasez escritural no los culpo por ni siquiera intentar ignorarme en su reader, me disculpo formalmente con los que me han escrito y yo ni he estado o he estado a medias. Les deseo un nuevo año maravilloso, tómense este ciclo como un ensayo para cumplir algunas metas nunca logradas y a vivir la vida como si el mañana es sólo un sueño avistado. El hoy es una realidad que me toca, la vida me ha cambiado mucho desde la última vez que tecleé por estos lares, algunas cosas siguen iguales. En resumen:

· Ecuador: Me fui a Ecuador por una semana, sé que a muchos les pasa por la mente “¿quién viaja a Ecuador?”, pues YO, fue un viaje maravilloso, sin trabajo, sin estrés, sin horarios, con mucho frio, bufandas y botas altas pero sobre todo paisajes maravillosos, gente afectuosa y gentil y un destino con muuucho que ver . Ser mochilero-a medias-, comprar souvenirs, pasear en tren, bañarse en aguas termales, visitar iglesias, montarse en chivas por doquier, comer “cosas exóticas”, ir a la mitad del mundo, tratar de avistar volcanes, tomar vino hervido, subir al teleférico, ver una iglesia de oro, perseguir museos, hacer compras y vivir el fútbol desde Quito fueron mis ocupaciones pre-decembrinas. Hablando de eso y cambiando de tema, el viaje fungió como especie de pre-luna de miel, cosa que me lleva al siguiente ítem :O

· Me caso: para todos los que vaticinaban que era imposible, les informo que es posible. Me caso y estoy más feliz que un club de perdices comiendo lombrices. Espero bendiciones bloggeras. Así que los días venideros se me irán entre planificar una boda sencilla pero linda y una vida feliz al lado de la persona que amo.

· El niño Jesús fue bondadoso: no hay nada que haya pedido que no estuviese en mi arbolito de navidad. Todo pasó muy rápido, tuve unos lindísimos días libres que compartí con mi familia y que me sirvieron para envolver la mayor cantidad de regalos posibles en el mundo. Amo la navidad y ya sólo faltan menos de 12 meses para la siguiente. Yupi!

Bueno eso es todo amigos. Escribí por ti Pablo J. porque eres un sol y brillando de esa forma contagias hasta sin mirarte. Besos.

jueves, noviembre 12, 2009

Huevo sin sal

Sé que les ha pasado. Sé que han esperado algo con ansias insospechables y al llegar a sus manos pierde relevancia o simplemente es un fiasco. Sé que han tenido antojos derrochados de algún dulce criollo de la infancia y que cuando llega la hora de probarlo ya como que no sabe igual, sé también que han tenido tanta hambre enloquecida al punto de que cuando ha llegado la hora de “llenar la pancita” sólo les caben tres cucharadas. Si lo sé. El ser humano es perfeccionista, atiborrado de expectativas pero por encima de todo tiene una bandera ondeante que deletrea I N C O N F O R M E. Si también lo sé. Pero no es excusa para que lleven a cine un “huevo sin sal”.

Me va a disculpar el que le gusta la insipidez, yo no soy amiga de los condimentos pero si necesito que una película tenga algo es CLÍMAX, si el “Momento culminante de un poema o de una acción dramática” según mi amadísimo RAE, pero es que en verdad cada historia necesita su conflicto, mi vida no sería tan divertida si aprendiera a manejar rápido, si mi jef@ fuera un pan dulce, si ganara millones, si tuviera todo lo que quiero, en fin exageré, el punto es que a todo cuento echado, por radio, tv, cine, libro o revista, le hace falta su noséquéquenoséquées, ese punto álgido es el clímax.


El chiste es que pasé tiempo viendo el cartel de La Elegida cada vez que iba al cine… fafafa que es de la directora Isabel Coixet, fafafa que hizo Mi vida sin mí, fafafa excelente película premiada en festivales, fafafa Penélope Cruz, fafafa y pare usted de contar. Pasó el tiempo no la vi en cine por falta de coordinación y cuando MESES después logró aguzar mi ojo cinéfilo en paralelo con la “magna revelación” sucedió el hecho: no hubo clímax, tal cual el propio huevo sin sal. Ser una película estéticamente bien hecha, tener una historia “hilada” y hacer un guión aceptable no les da derecho a mostrarme una historia gris. Voy al cine a ver vida, a sentir las emociones de alguien que ríe, sufre, se enfurece o simplemente es feliz, ese filme “introspectivo y psicológico” decepcionó mis sentidos. Vamos a ver si con Los Abrazos Rotos paso este trago amargo. ¡Almodóvar haz tu tarea!


Ouch! Si me pagaran por la cantidad de veces que pasa esto sería millonaria. Los dejo y disculpen la queja fafafa, pero para eso estamos. Muacks!