sábado, octubre 27, 2012

Si sabes sumar, el bebé ya salió de la panza

Wow... que mejor manera de empezar un post que con un ¡Wow!... si, es que no hay palabras, más bien sonidos onomatopéyicos de olvido, pero aquí estoy, como siempre empezando las líneas con una penita por el abandono, pero a lo que vinimos, pues no vine a hablar de mí. 

Como bien se entiende en el título, si sabes sumar, saca tus cuentas procesa el ensanchamiento de la barriga, los antojos, la comedera/dieta, el momento de la salida -o parto si te gusta más el término-, los primeros trasnochos, el aprendizaje "pelow a pelow" -como diría mi criollo esposito- y al terminar todo el proceso de adición te encuentras con una hermosura de bebé llamado Saúl, con los ojos más grises que puedas imaginar, con unos chachetes esponjosos en los que te pierdes, con una sonrisa que de lejos enamora y que de cerca te derrite, con picardías que día a día te hacen presenciar un milagro hecho gentecita. Así es, descubrí el agua tibia, ser madre es lo mejor que se pueda vivir, te levanta el ánimo, te energiza, te hace valorar lo verdaderamente importante, te hace entender lo que significa una familia, te hace entender lo que significa el amor. Aprendí desde hace casi 3 meses -que se cumplen el domingo-, que esta pareja de tres que es mi familia, es el lugar ideal, no importa donde estemos, si estamos juntos todo está y estará bien.

Besitos loquísimos

Yesly

¿No se lo quieren comer? Yo si