lunes, octubre 26, 2009

B-DAY + Yei

24 horas fungieron como tiempo y emplazamiento de un momento digno de recordar, 24 horas que recibieron mis 24 años con palmadas y emociones, con la formalidad de un criollo -como si existiera- y con lo silencioso de un festín venezolano, como si fuera posible.


Paso por aquí sólo a decirles que había olvidado el sentimiento satisfactorio de ser bien querido y no querido por muchos o pocos, sino simplemente bien querido.


Después de 6 años por primera vez paso un cumpleaños con mi familia más cercana, con aquellos que se calaron mis berrinches, con aquellos que a paño frío estaban pendientes de mis fiebres, con aquellos que en buen o mal tiempo nunca sueltan el timón.


Nunca es mal momento para que el corazón y la fraternidad sea el mandato inmediato, siempre es buen momento para sonreír a radiar, nunca hay mal pan para llenar el alma de calcomanías de cariño.


Empalagosa pues. Y orgullosa de estarlo.



viernes, octubre 23, 2009

♫ Baby, come back ♫

A veces pienso que la ausencia juega a ser héroe en vez de villano, a veces creo que funge como receta mágica de un descanso que la piel pide, sin que el cerebro lo presienta. Si, excusas, que fácil es excusarse cuando no has dado la talla con una tarea auto-asignada, pero es así. Es esa la única explicación que tengo. Me fui, no para no volver, sino para volcar la atención en lo que podemos llamar “obligaciones ineludibles”, ahora que siento que he dado la talla en otros quehaceres puedo intentar hacer un súper remix con lo viejo, lo nuevo y lo de siempre.


No creerían que me iba a perder de las felicitaciones cumpleañeras del 25, ¡¡pues no!!, no sé salvaron, alisten pitos, panderetas y serpentinas que este domingo alcanzo mis 24.


No estaba muerta, ni de parranda :p