viernes, abril 17, 2009

De otra historia sin final feliz

Casi nunca sucede que en este lado del mundo el hielo se derrite, dentro de las reglas convenidas los corazones permanecen como témpanos de hielo, sin ninguna huida a calurosos sentimientos, pero a veces la nieve se hace agua y causa más que estragos, causa grandes despechos. Una princesa de hielo planeó crecer, vivir y morir en un témpano, su casa sería un iglú, frío e irónico tal como ella, planeó la no-felicidad para la vida entera, planeó tener como mascota un pingüino y convivir en perfecta soledad con su familia literaria. Pero ¿quién dijo que la ejecución de los planes era precisa y planificada?, ¡no señor!, una visita inesperada fue la causa justa de un ligero cambio de planes, una cazador de princesas la capturó a la medida, como decisión obligada la princesa dio pasos ni cortos ni largos hacia el trópico, donde el eterno sol la hizo olvidar a la perpetua noche, y lo que se inició como un corta visita se convirtió sin permiso en una estadía no programada, la princesa se arriesgó a aventurarse al insoportable clima cálido, decidió dejar a un lado sus malestares y sus protestas, se auto convenció de que la calidez del amor no podía ser tan mala. Después de comer fresas silvestres y recoger flores, hijas del perenne verano, su corazón dejaba de ser un témpano, parecía que comenzaba a calidecer con los rayos rubios de la mañana, sus mejillas dejaban de ser pálidas y heladas, un rosa-fucsia natural se plasmaba por su rostro, su vestido de seda dejaba de ser no-hermoso, sin duda creyó que eso que sentía era auténtica felicidad, pero la verdadera esencia de un ser jamás podría cambiar, aún en el fondo su corazón guardaba aristas de hielo, su maligna dulzura no dejaba de ser un problema, su adaptación al clima parecía ser poco a poco sólo una ilusión, su lealtad parecía esfumarse, al final del cuento su príncipe no era de hielo aunque ella seguía siéndolo. Incompatibilidad climática, ese fue el más práctico diagnostico, por voluntaria obligación la princesa abandonó el trópico, abandonó la idea de amar y el amor la abandonó a ella, fácilmente se enfrió su corazón, sin mayor dificultad palideció su rostro, como si no avanzó el tiempo, como si no estuvo ausente volvió el iglú, el pingüino y la soledad.

-------

Hace tiempo ya que escribí esto y hasta pensaba no publicarlo, pero pensé por qué no? acaso algo me lo impide, creo que al final la historia no me gustó mucho pero representó un momento en específico, creo que eso es lo que no me gusta...

Les cuento que he tenido días muy movidos, muchas asignaciones en el trabajo, de hecho no he tenido tiempo de mucho más que escribir y escribir y hacer cuestionarios por cantidades industriales. Fuí al programa de radio que se roba mi favoritismo en Guayana y viví mi primera entrevista fanática, después les doy más detalles de las crónicas de una periodista de farándula.

Besitos de fin de semana!

---------

Actualizacion de viernes cosmo por la tarde: Esto es parte de crónicas de una periodista de farándula, si quieren ver de qué va la cosa pasen por aquí

12 comentarios:

  1. Pues te digo, que a mi el cuento si me gusto :)

    Es una utopía aquello de cambiar la personalidad por amor porque siempre vas a querer volver a ser tu. Allí radica lo bueno, en que sean dos y no uno.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, es que no me gusta que siempre ando esribiendo cosas sin final feliz, un final feliz y me quedo tranquila!

    Muacks!

    ResponderEliminar
  3. A mí también me gustó, es que no soy muy amante de los finales felices. Debe ser por eso que cuando escribo, los cuentos tampoco tienen tantos finales felices como esperaría la gente "normal".

    Concuerdo con Nany en lo que escribió, pues algo así pienso yo. El asunto es que la gente está acostumbrada a los finales felices. Entonces, escribe uno y así andarás en paz jeje.

    Que tengas un feliz día ;)
    (un poco de ironía sin querer)
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Pues eso haré pablito... a ver qué sale y vlver feliz a mis cuentos tristes y melancólicos.

    Y por lo del Feliz Día, te cuent que mis días sn felices y más con unos tequilas en jueves jejeje, pero bueno hoy ando "despeinada" y trataré de seguir así por un buen tiempo [lo entenderás si lees el blog de Rossy]

    MuACKS!

    ResponderEliminar
  5. A mí también me gusto, y que tonta que no querías publicarlo

    ResponderEliminar
  6. gocha y tonta! nuestros saludos giran en torno a eso jejejeje mentiras loquita!

    Que bueno que te gustó!

    Muacks!

    ResponderEliminar
  7. jajajaja me vas a hacer llorar gochita :P tu sabes que es cariño :)

    ResponderEliminar
  8. Ajá, tequilas en jueves y no me invitaste!!! Está bien... está bien... jajajaja

    ResponderEliminar
  9. Ay! Felicidades mi niña!!!
    Que bueno es ver el nombre de una en algo y recordar el tránsito tras esa rúbrica.
    Una sonrisa se dibuja en mis labios, mientras añoro poder felicitarte en vivo y directo.
    Por lo pronto, que bueno tenerte por estos pasos cortos.
    Incompatíbilidad climática? muuuuy bueno (y)
    Besos!!

    ResponderEliminar
  10. Ay! Felicidades mi niña!!!
    Que bueno es ver el nombre de una en algo y recordar el tránsito tras esa rúbrica.
    Una sonrisa se dibuja en mis labios, mientras añoro poder felicitarte en vivo y directo.
    Por lo pronto, que bueno tenerte por estos pasos cortos.
    Incompatíbilidad climática? muuuuy bueno (y)
    Besos!!

    ResponderEliminar
  11. Muy bonito cuento, mi despeinada! Los finales felices no siempre acompañan, pero vale la pena tratar.

    Besos, y Feliz Fin de Semana!

    ResponderEliminar
  12. Pablito: jejeje pa la próxima!

    Lara: abrazote! miss u

    Rossy: si hubieses visto mi despeine ayer te mueres de la risa XD muacks!

    ResponderEliminar

Ocurrencias y ocurrencias, para eso es esto ¿no? cuéntame...