miércoles, marzo 11, 2009

Carta sin destinatario en tiempos de nostalgia


Si al fin las casualidades transitaran a mi favor y aparecieras por mi calle, sin importar los años transcurridos, sin importar las horas no vividas, te diría con miradas, con palabras, con susurros, con canciones, te diría con amor y con dolor, te diría que te extraño, te diría que el amor en soledad no desaparece, se afana desesperado, inmenso e impenetrable, te diría que la resignación se ha sentado a mi lado pero jamás la desesperanza. Si te encontrara frente a mi me aferraría a tu espalda, si te encontrara frente a mi olvidaría las nostalgias, recordaría el indebido primer beso que no olvido, recordaría que la no-historia existió más de lo que debía, si te viera a unos cuantos metros de distancia correría tras de ti tratando de salvar mi vida, sin descanso lo haría, pero si te viera tan feliz como ahora lo eres, sólo me quedaría mirándote en la distancia y te dejaría serlo.


------------------

Ni recordaba que esto existía, ni el escrito, ni el sentimiento. ¿Cómo puede repararse un corazón que se acostumbró a estar roto? Ignórenme!

-----------------

Casual o causalmente ayer me topé con este fragmento:

“…El único encanto del pasado es que ya ha pasado. Pero las mujeres nunca saben cuándo ha caído el telón. Siempre quieren un sexto acto, y aunque se haya perdido el interés de la obra, ellas se proponen continuarla […] Me temo que las mujeres aprecian la crueldad más que ninguna otra cosa…”.

Extracto de El retrato de Dorian Gray de Osar Wilde

11 comentarios:

  1. Yei Yei... estas muy nostálgica... ¿qué tal?

    ResponderEliminar
  2. Lo mismo digo Bicharango...y el fragmento muy cierto

    besitos mi gochis

    pd:ayy te cambiaste de formulario de comentarios jajaja uno por ahí que yo conozco se va a quejar (te doy una pista siempre anda vestido de negro jajaja)

    ResponderEliminar
  3. Mi querido bichito: Lo estuve, lo he estado, a veces lo estoy y quizá lo estaré, pero no es tan malo, es una nostalgia que no se siente tan mal... es una nostalgia que olvidas y a veces reencuentras... muacks!

    Blue: eso de que ahora seas Antonieta H y no Blue... no me acostumbro... el fragmento es muy cierto y adecuado al momento ciertamente pero el libro también muy gay y machista, luego hablo de eso! jejeje uno que se viste de negro, a ver a ver! quién será, y que reclame? mmm... jejeje

    ResponderEliminar
  4. Cuantas veces hemos sentido eso? Yo, más de una vez... y con Oscar Wilde.. muchos lo etiquetaron de misógino (y como él mismo cito: Soy mitad misógino, mitad Adam enfurecido), pero a veces aunque duela; que razón tenía el condenado :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Yo diría que te llevas bien con esa nostalgia tuya, y es asi, a veces no nos abandona.

    Besitos, Yei!

    ResponderEliminar
  6. Nany: todos lo sentimos de vez en cuando verdad? y en mi parece no ser nada raro, me da como tres veces al mes la nostalgia, buena nostalgia si el termino es aceptable... Con respecto a Wilde, pude haber citado más de ese fragmento, no lo hice porque ya sus palabras venían de un Adam iracundo, ya perdía el sentido... Misógino totalmente! y medio raro porque si uno necesita como tres capitulos para darse cuenta que la historia no es gay es como extraño jejeje. Muacks!

    Rossy: si mi Rossy, mi nostalgia y yo salimos de paseo, caminamos de la mano, nos leemos mutuamente, cuando me hace falta la llamo y cuando me estorba la ignoro... nos acostumbramos y encontramos un refugio en la lectura y la escritura...

    ResponderEliminar
  7. las cartas sin destinatario y añadidas de nostalgia son un estratagema raro... siempre terminams con los mismos recuerdos recurrentes y el destinatario aparece....

    ResponderEliminar
  8. Tienes un blog encantador.
    Saludos desde el otro lado del charco.

    ResponderEliminar
  9. Jo: siempre termina existiendo el dichoso destinatario aunque tratemos de ocultarlo :S

    Antonio: gracias, bienvenido a este humilde blog fresa, este link siempre estará abierto!

    ResponderEliminar

Ocurrencias y ocurrencias, para eso es esto ¿no? cuéntame...