jueves, febrero 12, 2009

No-cuento-de-hadas


Alguna vez una inquieta princesa de hielo posó sobres sus delgados labios aquellas palabras que ahora resultaban tan temidas, quizá el porvenir le deparaba una vida de susurros vacíos, quizá por el contrario la dulzura reinaría sin permiso y sin freno en su personal cuento de hadas, ¿quién lo sabría?.

Ahora la frivolidad y el aplomo parecían sus únicos acompañantes, le daban la mano por las noches y la despertaban por las mañanas, no quería tocar nuevamente ese lugar común que llaman amor, ya una vez la idolatría enamorada se había convertido en fracaso eventual, ya una vez había dicho te amo con la certeza de quien está enamorado, con una convicción aterradora, aquello sólo dio como resultado un amor desgastado y complejo.

A nadie más en medio de su no-cuento-de-hadas le susurró esas palabras, temidas en sintaxis y en sentido, a nadie más consagró su corazón, corazón libre y pícaro, a veces hasta disfrutaba la soledad con demasiada pasión, con la misma pasión con la que alguna vez amó.

Ya con miles de ocasos de por medio, sentada sobre su ya no hermoso vestido de seda, sólo pensó que aquel lugar común que llaman amor no es más que un recuerdo, que con suerte olvidaría selectivamente, tal como olvidaba los datos de-no-interés de algunas historias, sólo habría que darle un empujón al vacío a la memoria, sólo un conjuro era el medio, y así entre princesa de hielo y hechicera ausente de emociones, entre ingenua y maligna, entre enamorada del recuerdo y amante de la soledad susurró: “hoy rompo con los recuerdos, hoy rompo lo innecesario, que se desarmen los cielos, ahora apenas te recuerdo”, y así con sus palabras y el chasquido de un plástico, se desató la más tormentosa lluvia, un verdadero diluvio de trozos de fotografías, de aquello que aún la unía al recuerdo, retazos de cartas, de cartas de amor, de cartas de dolor, de pétalos de rosas, de evocaciones innecesarias.

Ese fue el primer día de otro cuento de hadas para la princesa de hielo, ese día decidió que aunque olvidó hace mucho, quería recordar en un lugar importante de su memoria lo que si era realmente memorable, quería tener una verdadera historia de amor para contarle a sus nietos, una historia de amor que ya no doliera, que ya no añorara.

-------

Voy saliendo mañana a las 6:50 am para San Cristóbal, toy refeliz! Nos leemos desde las montañas. Me disculpan lo cursi, estoy fucsia de ánimo

10 comentarios:

  1. Pues por mi ponte fucsia casi morada pana, porque este cuento me encanto!!!

    :))))

    Me gusto esa mezcla de princesa y hechicera :)

    Besos, se me cuida mucho, vote y no ande por allí exponiendose, ok?

    Suerte mi niña.

    ResponderEliminar
  2. A mi me ha fascinado! Pero que bonito! Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hazle caso a Nany!!

    Ya a esta hora debes ir camino a San Cristobal, te deseo buen viaje!

    ResponderEliminar
  4. Nany: me gustan los cuentos, definitivamente es mi género favorito! ya esoy en San Cris!!!!

    Wait. gracias! cuando lo escribí no me gustó mucho, pero cada vez qeu lo leía mejoraba mi impresión!

    Mariale: Si señora, yo hago caso!

    Feliz día empalagoso para todos!

    ResponderEliminar
  5. besos fucsias mi princesa favorita seguro que en una de esas posteas un final feliz. :)

    ResponderEliminar
  6. Ya le llegará un final feliz a esa princesa inquieta, lo presiento ;)

    Bello post, mi Yei!

    Besos! Y No es NO!

    ResponderEliminar
  7. Ésta princesita no es de hielo, es de caramelo ♥ Un besote, que te vaya buenísimo.!

    ResponderEliminar
  8. Jolie: besos fucsia para ti, multiplicados por mil!

    Rossy: yo también lo sé en el fondo de mi... Y no es no

    Euchy: me gusta eso de caramelo!!! besote para ti!

    ResponderEliminar

Ocurrencias y ocurrencias, para eso es esto ¿no? cuéntame...