viernes, enero 16, 2009

Me permito soprenderme


Quizá la vida de buenas a primeras no se ha convertido en un espacio renovado lleno de aventuras guayanesas, quizá me he vuelto un poco más aburrida, quizá a ratos debo recurrir al pasado para darle un poco de vida y gentileza a mi historia, quizá el amanecer era un poco más emotivo hace un par de meses, pero hoy veo que existen cosas que vivo en este presente inmediato que logran quitarme el sueño, eso es más que suficiente. Un individuo en mi vida con sólo un pestañeo me alegra cada minuto posible, y es sólo un pequeño que me enseña cada día historias nuevas, canciones, métodos de vida, me enseña a disfrutar pequeños momentos, me privilegia al compartir conmigo muchos instantes y celebro esa instantaneidad, me emociona que aprendo de él tal como él aprende mi, ayer leíamos de arte y observábamos algunas obras de Monet y hoy ese pequeñuelo de apenas tres años ya sabe que Monet era un pintor, y eso ya es un logro; cuando apenas era un bebé de meses y tenía mis tareas vacacionales de arte y literatura, me gustaba leerle en voz alta lo que fuese que estuviese en mis manos, en ese momento fueron muchos clásicos universales, quizá tenga suerte y mi pqñ no abandone ese hábito; me enloquece ver su pasión por la vida, los juegos, pero aún más por los libros, le encantan los cuentos y capta las historias de una manera que enamora, aunque la verdad uno de los episodios que más me ha gustado en nuestra no muy larga historia sucedió ayer a las 4:30 pm, un cielo entre gris y azul se dibujaba al mirar en lo alto, un hermoso arco iris recorría el ancho que mi mirada y este pequeñuelo me llamó con su mayor cara de sorpresa, me decía “Yai veo azul, veo verde, veo morado, veo amarillo…” y más, su cara de sorpresa, su emoción por los pequeños detalles, que a veces como adulto monótono ya no tomo en cuenta, eso me quitó el aliento y más allá de eso, que emoción tan contagiosa, fui otra vez una niña que se alegró con un simple arco iris y sigo pensando que tengo mil cosas más por aprender de ese pequeño y mil cosas más por recordar gracias a él.


----------

Me voy desde mañana hasta el martes a la playita a ver si mi blancura gocha agarra un poco de sol oriental, les dejo un abrazo.

8 comentarios:

  1. :-)
    Espero que lo pases super bien en la playa!

    ResponderEliminar
  2. Si tan solo pudiésemos aprender a mirar todo con ojos de niño otra vez, te imaginas!

    Que lo pases rico, y regreses con un lindo bronceado! :D

    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. A momentos estos seres tan chiquitajos son capaces de trasladarnos a su mundo... Sería genial que pudieramos volver a pasar tiempo allí...
    Un beso y pásalo bien.

    ResponderEliminar
  4. Esos individuos de un metro de estatura tienen esa capacidad de alegrar minutos con sus pestañas :-)

    ResponderEliminar
  5. Saca fotos de la playa... y las montañas de la zona.
    No conozco esa parte del país.
    Espero que sea igual de bello que los cayos de Tucacas o Chichiriviche.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Que enano pa´ bello!!!

    Espero que hayas disfrutado la playa :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Cuidado con una insolaciòn amiga!
    abrazos!
    Tenìa rato sin escribir =P Mea Culpa =)

    ResponderEliminar
  8. A toditos! el viaje a la playita estuvo genial, mucha relajación, nada de abusar del sol y mucho compartir con el chiquitín! por allí publiqué unas foticos!

    Muacks!

    ResponderEliminar

Ocurrencias y ocurrencias, para eso es esto ¿no? cuéntame...