viernes, septiembre 05, 2008

De la inmaculada señora Lineham y otros cuentos



“La pequeña señora Lineham sirvió el café, el pulso apenas le tembló. Exhibía la atractiva y aceptada timidez de la recién casada en su primera aparición como dueña de casa, y esa actitud se veía realzada por el hecho de que los invitados eran amigos de su marido, a los que él conocía desde mucho antes de haberse fijado siquiera en ella; pero habían sido tan amables al elogiar el apartamento, la comida, la vajilla, el champán, su vestido y los cinco kilos que acababa de engordar su marido, que se sentía casi a sus anchas”. Fragmento tomado del cuento “El Juego” de la Narrativa Completa de Dorothy Parker.


Pues la cosa es que me encontré ese libro hace una semana en una librería de la ciudad, y es una actitud compulsiva, no puedo entrar a echar un ojo sin salir con un libro en la mano, admito siempre me compro libros baratos que parecen buenos –no siempre lo consigo- casi nunca me compro libros recomendados y creo que jamás me voy con el libro que tengo en mi cabeza, pero en este caso frente a mí estaba ese libro de 635 páginas y sólo 23 Bs F. de costo –demasiado barato-, sólo con leer la contraportada de la Narrativa Completa de Dorothy Parker me sentí más que convencida, la frase “un Martini es lo mío, dos como mucho, después del tercero ya estoy debajo de la mesa y al cuarto debajo del anfitrión”, eso fue decisivo; además, luego leí que Sex and the City tiene un poco de inspiración en ella y eso fue más que suficiente, lectura banal – pensé- pero es más que eso.


La cuestión es que esta mujer tiene una capacidad de hablar de lo banal y lo superficial de una manera bastante interesante, el cinismo de fondo es algo que siempre me gusta leer y en sus historias no falta, la burla frontal hacía una sociedad machista no se esconde en ningún momento. El fragmento que cité me hace pensar en varias cosas, una de ellas la perfección, además del bienestar falso y las sonrisas prediseñadas para agradar, y es que es tan común y más en “círculos sociales”; la verdad, yo no soporto esos aspectos, por ello me tildan de sincera o brusca pero soy demasiado directa para decir lo que pienso, no funciono con sonrisas predeterminadas, no entiendo la obsesión de algunos especímenes femeninos por mostrarse perfectas e inmaculadas, por ser una plantilla de intachable ama de casa, no entiendo el cuento de engordar al marido para que luzca buenmozo, no entiendo el tener que agradar a cuanta persona conozca el marido, no entiendo ni la palabra marido, puedo escuchar al cura, pastor, reverendo o lo que sea, según la religión, diciendo “Marido y Mujer”, ¡Oye! Si yo soy mujer en esa frase, pues él es hombre, no marido, pero bue…. Qué decir?. La cosa es que hay tantos aspectos en los que no concuerdo, sigo siendo la pieza que no encaja, pero no me importa, me gusta soñar con no casarme y prefiero la idea de los logros compartidos, no los logros del “marido”, no entiendo la profunda y enfermiza obsesión con el matrimonio, entiendo que la gente se enamora, pero por qué todos tienen que casarse antes de los 30??? Por qué hay que ser una pieza más de lo aceptado socialmente??? Por qué tienen que comportarse como la señora Lineham del cuento de Dorothy Parker???


Por mi parte seguiré leyendo estos maravillosos cuentos, seguiré sonriendo por la burla insistente de Dorothy a su “círculo social”, seguiré pensando lo que pienso y me seguiré comportando como la pieza que no encaja en una sociedad de moldes.




5 comentarios:

  1. Uy...

    Chama, a cada quien cuando le toca. Eso pienso yo. Ni poner edades ni estereotipos.

    Lo que conviene, viene.

    Un besote ♥

    ResponderEliminar
  2. También me gusta leer esos libros no deseados que viven rematando en kioskos o bodegas. Hace tiempo me tropecé con uno: "El calígrafo de Voltaire" Me gustó.

    Creo que la idea de "banal" solo es atractiva cuando se le ve desde el punto de vista de un juego. Vemos una persona, pero más que eso, esa persona es un cúmulo de pretensiones, de falsedades e ideas insustanciales. Y cuando eres capaz de ver eso, sin sentirte superior a esa persona, ahí es cuando la banalidad se hace realmente divertida...

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Yes, es que hay mujeres que viven a través del ¨marido¨. Por cierto, fea y despectiva palabra que yo en casi 20 años no he sido capaz de usar. Chu es mi Prince, mi Amor, mi Cielo, Jesus Rafael, mi Currucuncun, pero mi marido??? Nunca... es que no me sale, no me nace, no la puedo pronunciar. En cuestión de vida en pareja no hay nada escrito. NADA. Cada quien debe irlo escribiendo en la medida que la oportunidad esté allí...

    Un beso... y haces bien en no pararle a los estereotipos ni querer ser parte de ellos...

    Un besito, feliz domingo!

    ResponderEliminar
  4. De veras cuando leí a esa autora me sentí tan identificada... y es que ella no encajaba en sus círculos sociales y por eso fue tíldada de muchas formas, la cuestión es qeu no encajar no es malo, por el contrario nos hace únicos, todos concordamos en ponerle una X gigante a los estereotipos...

    Y por otro lado si la literatura se nos topa de frente con ideas geniales, súper bienvenida sea...

    Gracias a los 3 por pasarse por aquí y leerse mis loqueras!

    ResponderEliminar
  5. Entrar a una librería (la que sea) y salir con algo en la mano: been there, done that. Es horrible! jajaja.

    Entiendo esa sensación de no encajar en lo socialmente deseable, sólo cuídate de no caer en hacer siempre lo contrario a lo que la gente dice. Así, lo social sigue siendo tu patrón, aún cuando sea para ir en contra.

    Ser genuino es lo más importante! Creo que vas en buen camino. Un beso!

    ResponderEliminar

Ocurrencias y ocurrencias, para eso es esto ¿no? cuéntame...