sábado, agosto 16, 2008

Magia

Una despedida hace magia…. Las últimas palabras que quedan en mi mente son aquellas con las que te recordaré por minutos, por horas, por días y, con suerte, hasta por años. Tus palabras no dejan de revolotear por mi mente, mientras duermo, despierto, camino, pienso, respiro y vuelvo a pensar y repensar en esa magia, magia que no aparece a diario, que sólo aparece y desaparece cuando parpadeas en mi vida, magia que no se compra en la alacena de un supermercado, magia que sólo fluye y se desliza entre tus palabras y las mías.

1 comentario:

  1. Las palabras son así. No importa quién las diga o como las diga. Siempre se convierten en la seda que cubre la desnudez de un pensamiento...

    Saludos

    ResponderEliminar

Ocurrencias y ocurrencias, para eso es esto ¿no? cuéntame...